viernes, 19 de noviembre de 2010

Solo dos de cada 100 peruanos van al gimnasio

Por: Alejandra Costa
Extraído: Diario El Comercio-Perú


Somos los más sedentarios de América Latina. Las ventas de los gimnasios crecen anualmente, aunque a un ritmo muy lento. ¿Qué se requiere para convencernos de que debemos invertir tiempo y dinero en mejorar nuestra condición física?

Sentarse y sentir que la correa nos quita la respiración hasta que la barriga termina de acomodarse por encima del pantalón; morirse de calor porque ponerse una blusa de manga corta significaría no mover el brazo en todo el día para que no tiemble; sudar frío de solo pensar que, en unos meses, el sol nos impedirá ocultar los efectos de un largo invierno de flojera.

Vea aquí una infografía sobre la baja asistencia de los peruanos al gimnasio.

Hasta hace unos años, los peruanos esperábamos a sentir ese pánico para registrarnos en un gimnasio en el verano, tanto así que, en el 2005, el 75% de las membresías se concretaban entre noviembre y marzo.

Pero, aunque esa concentración de las inscripciones en la temporada estival se ha ido moderando en los últimos años, lo que no se ha podido superar es la falta de cultura del ejercicio que, al parecer, nos caracteriza.

Según cifras que manejan los operadores locales, el mercado peruano de gimnasios tiene una penetración de solo 2%, una de las más bajas de Latinoamérica.

Esta cifra es bastante floja frente al 9% que registran países como Colombia, Chile y Argentina, y es hasta fofa si la comparamos con el 13% del ejercitado Brasil y el 15% de países del Primer Mundo.

En cristiano, apenas dos de cada 100 peruanos acuden regularmente a un gimnasio (de barrio o de cadena). Incluso si miramos solo el mercado de Lima –donde se concentra la mayor cantidad de la oferta de locales para hacer ejercicio– igual quedamos como los más holgazanes: solo llegamos a un 6%.

Roberto Estrada Grueso, gerente general en el Perú de la cadena colombiana Bodytech –tienen un gimnasio en el centro comercial El Polo–, ve esta cifra con optimismo y como un reto. “Aún hay un gran mercado de gente que no asiste a ningún gimnasio y es labor de los operadores encontrar la manera de agregar valor a nuestras ofertas para atraerlos”, opina.

Luis Alberto Roy Gagliuffi, presidente ejecutivo del gimnasio Personal Training, considera: “La penetración aún es baja porque la mayoría de los peruanos no está del todo concientizado sobre la necesidad de incluir los ejercicios como parte de su rutina diaria”.

Entre los beneficios del ejercicio constante que aún no llegamos a valorar, Roy lista el prevenir enfermedades, evitar el estrés y las tensiones, mejorar el ánimo y la postura, descansar mejor en la noche, mejorar nuestras relaciones personales y sociales, disminuir el ausentismo laboral, tener un mejor rendimiento físico y mental, por mencionar solo algunos.

¿Qué es lo que espera el perezoso limeño promedio para ponerse buzo, zapatillas y lanzarse a trotar?

BAILAR LAS PENAS

José Antonio de Rivero, gerente general de la cadena Gold’s Gym, ve una tendencia clara en el mercado local: la gente solo quiere divertirse.

“Además del obvio objetivo de bajar de peso, nuestros socios quieren sentirse bien, reducir el estrés y pasar un rato entretenido conociendo gente para olvidarse de las tensiones del trabajo y de la vida diaria”, refiere.

En ese sentido, de las 30 mil personas que pagan un promedio de S/.125 mensuales en los 10 locales de la cadena, De Rivero calcula que el 80% asiste principalmente a las clases grupales de baile, tae bo y aeróbicos o se concentra en ejercicios cardiovasculares en las trotadoras. Y no olvidemos el espacio preferido de los asistentes al gimnasio: la cafetería.

“Por eso, los nuevos locales que estamos construyendo para inaugurar el próximo año privilegian los metros cuadrados dedicados a los salones de clase, a las máquinas cardiovasculares y a la cafetería. El área de equipos con pesas es más pequeña y está organizada como un circuito, para que los usuarios que desean desarrollar músculo lo puedan hacer en menor tiempo”, dice.

Esta optimización del espacio les ha permitido desarrollar nuevas sucursales con un menor metraje.

Efectivamente, los actuales locales de Gold´s Gym tienen un área promedio de 1.500 m2, mientras que los gimnasios que va a inaugurar en 2011, en la cuadra seis de La Encalada (Monterrico) y en el centro comercial Angamos Open Plaza (entre Angamos y Tomás Marsano), ocupan 900 m2.

Estrada coincide con él y por eso ha inaugurado recientemente en el Bodytech de El Polo un área adicional de 550 m2 con más de 30 trotadoras, elípticas y bicicletas estacionarias que son casi centros de entretenimiento personal.

“Cada uno de los equipos tiene un televisor incorporado para que los usuarios puedan ver programas de TV mientras hacen ejercicio o incluso miren películas conectando su iPod a la máquina. Ellos deciden qué ver y no tienen que cambiar canales en televisores comunitarios, como en otros gimnasios”, resalta.

Además, la estrategia que ha aplicado Bodytech en Colombia, y que ha trasladado al Perú, es contar con locales de más de 2.000 m2 en los que se privilegian las amplias áreas comunes. El local de El Polo tiene 2.400 m2 y hasta una pequeña laguna artificial.

Pese a que sus precios están por encima del promedio de US$40 mensuales –la membresía cuesta alrededor de US$70–, sus ventas han crecido 30% este año y llegarán a US$2,5 millones.

“Nuestra oferta gira alrededor de otra gran demanda de los usuarios: la salud. Tenemos médicos expertos en deportes, fisioterapeutas y nutricionistas que desarrollan una rutina para que nuestros usuarios mejoren realmente su estado físico y eviten lesiones dependiendo de en qué trabajen”, dice.

¿No serán los altos costos los que evitan que más peruanos entremos a un gimnasio? Estrada señala que los montos mensuales están al mismo nivel de otros países de la región. “Lo que se debe entender es que no es un gasto, es una inversión”, insistió.

CARRERA DE VELOCIDAD

Otra tendencia que se puede identificar en el mercado es la búsqueda de resultados con la menor inversión de tiempo. Roy Gagliuffi explica que, gracias a que cubren esa necesidad, las ventas de Personal Training crecerán este año 20% respecto al anterior.

“Nuestra principal ventaja comparativa es que garantizamos resultados en seis semanas. Esto nos permite aplicar una estrategia de ‘premium price’, en la que se valora el servicio y el precio pasa a un segundo plano”, detalla.

Roy explica que su mayor mercado son los ejecutivos. “Son personas que no cuentan con mucho tiempo debido a su carga laboral y social y acá encuentran lo que necesitan: resultados en corto tiempo y garantizados”, señala.

Precisamente, en el mercado corporativo, los operadores han encontrado un buen nicho de mercado, pues hay empresas que cubren los costos de la membresía de su personal para mejorar el ambiente laboral.

Gold’s Gym ha firmado este tipo de acuerdos con 350 compañías y el 20% de las ventas de Personal Training proviene de estos convenios.

PROVINCIAS FITNESS

Si a los limeños la baja penetración nos señala con el dedo y nos acusa de flojos, en provincias el problema ha sido la falta de oferta. En efecto, el interés de las cadenas de gimnasios por el resto de ciudades del país data de este año y ha ido de la mano recién con el avance de los centros comerciales.

Bodytech fue la primera cadena en llegar a Trujillo con un gimnasio de 1.850 m2 y no se arrepiente, pues la demanda ha superado todas sus expectativas.

“Por eso, en el primer trimestre de 2011, abriremos un local de 1.200 m2 en Arequipa, que sigue los mismos estándares de servicio diferenciado y exclusivo que el de Lima. Aún vemos un gran potencial en provincias, pero tenemos dificultad para encontrar terrenos del tamaño necesario para no variar nuestra propuesta”, dice Estrada.

Por su parte, Gold’s Gym está evaluando dónde abrir su primer local en provincias en el 2011 y Personal Training ve con interés el norte del país en el mediano plazo.

En esta lucha contra el sedentarismo, el reto de los operadores es grande: convencernos de que invertir en el ejercicio es invertir en mejorar nuestra salud.

Los músculos no solo brillan en verano

Un objetivo que han logrado los operadores, mediante campañas de concientización, es que los usuarios firmen membresías para todo el año y no solo se inscriban en los meses previos al verano.

En el Gold’s Gym, que posee el 65% del mercado total que asciende a US$40 millones, la proporción de clientes que se inscriben solo en la temporada estival ha bajado de 75% a 60% en los últimos cinco años.

Además, a esos usuarios ‘golondrinos’ los desalienta que en la temporada alta (entre octubre y marzo) los gimnasios dejan de ofrecer promociones y concentran sus mejores precios en los meses de invierno.

Para los que recién se preocupan por bajar de peso para el verano, Personal Training ofrece un plan de seis meses por S/.900.

El Gold’s Gym también tiene un plan de 10 sesiones con un entrenador personal por S/.475 adicionales a la mensualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Suscribete a nuestro e-group de marketing

VISITAS